domingo, 25 de marzo de 2012

RECETA: JARRETE A LA VAINILLA

Aunque sigo a dieta proteica, (DUKAN), por supuesto siguiendo las facilonas pero lucidas recetas de mi libro para adelgazar rapidito pero sin morir de aburrimiento: “Yo sí conseguí adelgazar con mis recetas proteicas”. no quiero dejar de publicar recetas ricas y aptas para todos los públicos que no estén a dieta.

Y aunque aún no he conseguido bajar todos los excesos que durante los últimos muchos meses he ido cometiendo, el asunto, al igual que los niños de ahora, "progresa adecuadamente!. Así que mientras sigo bajando kilos y kulos, (que en mi caso, casi son más importantes), os dejo aquí una recetilla facilona y muy, muy, lucida. De verdad.

Aunque lleve vainilla, como claramente indica el propio nombre de la receta, es difícil, si no imposible, distinguir ese ingrediente en el resultado final. Y ni que decir tiene, esta receta es extrapolable para otros cortes de carne como carrilleras, rabo, etc...De hecho, esta es una versión remasterizada de otra receta de carrilleras a la vainilla de los comienzos de este blog.

La presentación del plato, honestamente, creo que es cuando menos, "modernizable". Es más, os sugiero como acompañamiento para este jarrete o morcillo a la vainila y sobre todo si es para invitados, las quenelles de patata a la trufa que acompañaban la receta de las vieiras con boletus de hace unas semanas.

Si optáis por este exótico arroz basmati hecho en versión clásica, creo que presentarlo en un plato alargado con el arroz en una tira y la carne al lado del mismo, mejoraría estéticamente el asunto…Pero como siempre que cocino y pretendo hacer una foto tengo a alguien que quiere comer caliente metiéndome prisa…pues no hubo manera de repetir la toma…Y de sobras, ni las raspas…Buena señal, ¿no?


JARRETE O MORCILLO A LA VAINILLA

Ingredientes para 4 personas

1,5 kilos de morcillo o jarrete de ternera. Hay que ser generosos con la cantidad que esta carne se reduce "al absurdo" además de bastante durante su preparación. Vamos, que merma mucho.

2 zanahorias grande

1 puerro grande

1 cebolla grande

1 vaso grande (33cl) de vino tinto

1 vaso grande de brandy

1 vaso grande de jerez dulce o Málaga virgen, o moscatel

½ litro de caldo de carne

2 vainas de vainilla jugositas

Aceite de oliva, estragón y sal


Aproximado proceder

Marinar durante unas horas la carne en los vinos, el estragón y la vainilla. Sacar de ella la carne, secarla con papel absorbente y reservar la marinada.

En la tartera que vayamos a utilizar, dorar en un fondito de aceite y a fuego más bien fuerte la carne sin enharinar. Una vez bien sellada, retirar y reservar.

En el aceite sobrante rehogaremos las verduras troceadas, comenzando por la zanahoria que es el vegetal que más tarda en hacerse. Salar.

En cuanto estén las verduras bien doradas, volveremos a introducir la carne en la tartera.

Inmediatamente incorporaremos tanto los vinos de la marinada como el caldo hasta semicubrir la carne. Salamos de nuevo y dejamos que se evapore el alcohol unos minutos a fuego muy fuerte.

Si las vainas de vainilla están jugosas, con la punta de un cuchillo las abriremos para extraer las semillas y añadirlas al guiso junto con las vainas. Si como suele suceder, están más bien tiesitas, las dejaremos hacer en el guiso durante una hora y una vez ablandadas procederemos de la manera anterior.

Dejar hacer la carne a fuego medio, más bien bajo, durante 2 horas y media o 3, hasta que esté bien blandita.

Retiramos la carne del guiso y recuperamos las vainas de vainilla que ya no usaremos para nada más.

Pasamos por una buena batidora la salsa restante, pero retirando la mayoría de las zanahorias que utilizaremos para decorar el plato. Rectificamos la sal si fuese necesario.

Como os decía, este plato puede acompañarse de muchas maneras. Unas simples patatas chips, unas patatas fritas tradicionales, un puré de patatas, un arroz, o las quenelles de patata a la trufa a las que antes me refería me parecen todos acompañamientos estupendos.

En este caso el arroz que realicé fue un arroz de tipo basmati que en vez de cocer en abundante agua y saltear posteriormente, cociné como si fuese un arroz blanco tradicional, rehogándolo en un poquito de aceite y ajo y añadiendo casi el triple de su volumen en caldo de carne.

Ya, ya se que lo digo muchas veces, pero esta es otra receta de las de copiar, hacer y guardar.

Animaros a hacerla...Y ya me contaréis....



18 comentarios:

Loly dijo...

Madre mia Carmen. esto tiene que estar de muerte!! Ya tengo que hacer la del bourguiñón (no sé si se pone así..no me acuerdo) y ésta.......¿no nos emborracharemos?

Manuel Sainz de Baranda dijo...

UN PLATO ESPLENDIDO Y LA NARRATIVA DE LA RECETA TAMBIEN ESPLENDIDA,,!!

Guisandome la vida, Carmen Albo dijo...

Hola Loly!!

Gracias por estrenar, como muchas veces, los comentarios de este post.

Tanto la receta del buey bourguignon como esta de jarrete a la vainilla, y sin olvidarnos del jarrete braseado de los comienzos de este blog, (con fotos impresentables que merecen re edición), son quizá mis 3 recetas de carne guisada favoritas.

Las 3 te las recomiendo y encomiendo "con toda confianza".

Y por la borrachera ni te preocupes. Con el tiempo de cocción no sabe a vino para nada...prueba y me cuentas...

Guisandome la vida, Carmen Albo dijo...

Gracias Manuel!!

Aunque hace tiempo que no me prodigo en ese tema, en este blog podrás encontrar muchas recetas acompañadas de mis historietas. Cocinar y escribir son mis dos vicios confesables.

Un abrazo y bienvenido a guisarte la vida por aquí!!

Mezquita dijo...

Que original, jarrete a la vainilla!!! Me apetece probarlo pero no sé como haré porque en mi casa son archi enemigos de la vainilla... si se la meto a una carne igual salimos la carne y yo por la puerta.... Pero me apetece un montón probarla.... Ese corte con la salsita y el arroz..... Se me cae la baba!!!!
Un biquiño.
Lau.

Guisandome la vida, Carmen Albo dijo...

Hola Lau!!

Pues si no se lo dices, lo de la vainilla, digo, no se enteran...Entre los vinos y el estragón va camuflada total... y el resultado es sorprendente!!

Gracias por comentar, Lau!!

Guisandome la vida, Carmen Albo dijo...

Hola Lau!!

Pues si no se lo dices, lo de la vainilla, digo, no se enteran...Entre los vinos y el estragón va camuflada total... y el resultado es sorprendente!!

Gracias por comentar, Lau!!

Majes dijo...

Me pasa como a Laura, pero si dices que se camufla bastante el sabor a la vainilla, intentaré probarlo.

Bicos.

Anónimo dijo...

Que rico. No lo puedes adaptar a la dieta Dukan!

Guisandome la vida, Carmen Albo dijo...

Majes;

Te apuesto a que si no lo dices no e pillan...y es el toque que lo hace diferente...Prueba y ya me dirás...

Anónimo:

¡Ya me gustaría! Hay recetas que más o menos se pueden reformar y apañar para convertirlas en Dukan, pero esta...con todos estos vinos...Y sin ellos no tiene gracia, así que buscaremos otra opción más disfrazable...

saboores dijo...

La vainilla le tiene que dar un olorcito muy rico :)

Guisandome la vida, Carmen Albo dijo...

Saboores:

Pues el puntito especial...ese no se que, que lo hace diferente. Es plato de éxito asegurado...

Anímate y lo verás!!

UN BESO dijo...

mmm qué buena pinta que tiene. Se como por los ojos este plato.

Guisandome la vida, Carmen Albo dijo...

Un Beso, de acuerdo completamente contigo...después de verlo, sólo te queda probarlo...

O Vello de Chan de Fuco dijo...

Carmen, éxito "espectacular" de tu receta con unos primos de Merce, a los que como a todos, les encanta el jarrete, pero están ya aburridos de las recetas clásicas. Lo han denominado "EL JARRETE DEL SIGLO XXI" nada menos!!!! Yo, como buen gallego, son "patatero" y decidí acompañarlo con patatas como en el "Jarrete Vilas": patatas nuevas, de tamaño "recortado", puestas en el jarrete al final durante 10 minutos y después toda la "pota" al horno a 150ºC, destapada, para que se terminen.Salen doradas, duritas, tostadas....una delicia...
Gracias otra vez por la receta. Precioso y emocionante lo que escribes de la tía Mili. Bicos

Guisandome la vida, Carmen Albo dijo...

Vello Chan de Fuco:

No hay nada que me guste más que que me digáis coas como estas!! De verdad!!

Tu acompañamiento patateril, creo que sin duda es el definitivo...por mucho que nos empeñemos en variar...al final la patata siempre gana, y como la hiciste tu, ni te cuento!!

Y no se si emocionante, pero sí emocionado y mucho, lo que escribí de Milagros!! Gracias por decírmelo!!

popo dijo...

que buena pinta, me mola lo de la vainilla..hay que probarlo innnmediatamente...¿has probado a poner canela en los calamares en su tinta?

Guisandome la vida, Carmen Albo dijo...

Popo, créeme, esta es de las recetas sorpernedentes que siempre consiguen aplausos!! Fondo de armario total!!

Las cantidades de vainilla son para esas vainillas malas y secuchas de supermercado...Si usas vainilla buena gordita y jugosa...la mitad, de la mitad de la mitad...

prueba esta receta....y ya me contarás....

Related Posts with Thumbnails